Solidaridad con un chico trans andaluz ante los insultos de un socorrista en una piscina

Solidaridad con un chico trans andaluz ante los insultos de un socorrista en una piscina

Desde hace años, destacan en Canal Sur las cámaras ocultas del programa ‘Gente maravillosa’. Recrean situaciones de injusticia reales para captar las reacciones de la gente y buscar entre ellos a personas maravillosas que los apoyen.

El programa se ha encargado de simular casos de homofobia, racismo, machismo, bullying, transfobia o maltrato animal. Y lo hacen con tanta verdad y tanta emoción, que sus vídeos tienen siempre miles de visitas de gente que contempla respuestas ejemplares ante situaciones intolerables.

Su contenido aparenta ser muy solidario y de lágrima fácil, pero no deja de ser totalmente necesario para destacar los casos de discriminación que, por desgracia, siguen existiendo en España. En un país en el que aún nos falta por superar muchas cosas y en el que parece que muchas personas siguen ancladas en un pasado intolerante y retrógrado.

Los bañistas defienden a un chico trans de un socorrista

En uno de sus vídeos más destacados, ponen el foco en dos actores en una piscina recreando a Izan, un bañista trans, y un socorrista maleducado y tránsfobo. El chico trans procede a bañarse con camiseta por llevar una banda para el pecho y el socorrista, desde la otra punta de la piscina, lo para con el silbato llamando la atención de todos los asistentes.

El vigilante le dice que está prohibido bañarse con camiseta y le pregunta por qué lo hace, si tiene alguna enfermedad de la piel o algo así. Izan, algo tímido, le contesta que es porque es un chico trans y tiene vergüenza. Rápidamente una chica se mete en la conversación: «Hay maneras de decir las cosas. A lo mejor se quiere meter con la camiseta por algo».

Enfadada, la chica llama la atención tanto como lo hizo el socorrista y pregunta «¿Tenéis algún problema con que se bañe con camiseta?», a lo que los bañistas contestan que no. El socorrista insiste en que Izan le explique su problema y, al oír que es trans, ella dice «¡Y a mucha honra!» y desata el aplauso masivo de toda la piscina.

El socorrista llama a Izan «raro» y entonces otra joven se pone un vestido largo para ponerse en la misma situación: «Lo primero es el ser humano y tener educación, cosa que tú no la tienes». La chica amenaza con llamar a la Guardia Civil cuando, de repente, otras dos chicas cogen a Izan y se tiran con él a la piscina.

El programa sale a desvelar la cámara oculta y decirle a las chicas que son personas maravillosas. Ellas se ríen y justifican sus reacciones por la injusticia que estaban viviendo.

El vídeo continúa y muestra otra reacción mucho más emotiva en la que una madre sale en defensa de Izan con uñas y dientes. La mujer, que había acudido al recinto en compañía de su familia, enseguida sale a defenderlo diciendo que él se tiene que «meter en la piscina sí o sí» sin importar lo que el socorrista diga.

Izan se derrumba y se pone a llorar y la mujer corre a consolarlo: «No llores, hijo, no llores. Mira, mi hija es lesbiana y me siento orgullosa de que mi hija sea lo que es (…) Si te tienes que bañar, te bañas, que vamos a dar la cara por ti». La mujer, junto a otra bañista, apoyan a Izan y están dispuestas a bañarse con él. Mientras tanto, ambas deciden defenderle al ver que está solo e incluso amenazan con poner una queja formal a la piscina.

«Lo que queráis, pero aquí un transexual con camiseta no se baña», espeta el socorrista, lo cual desata la furia de esta madre y de la otra chica. La mujer discute fuertemente con él mientras su hija va a su mochila a ponerse una camiseta. Entonces salta a la piscina y un montón de gente la sigue. La madre coge a Izan y también se mete dentro como señal de protesta.

El programa sale corriendo a decirles que son unas personas maravillosas, lo cual hace a las dos mujeres emocionarse ante la tensión vivida. Pero no solo han desatado la reacción del programa, sino que la madre real de Izan sale de donde estaba escondida para abrazarla por haber sacado la cara por su hijo.

Está claro que aún queda gente maravillosa en el mundo y se demuestra cada día en Canal Sur. Las cámaras ocultas del programa demuestran que, en Andalucía, hay mucha gente tolerante y valiente que son capaces de defender las injusticias.

 

Fuente: Losreplicantes.com