Televisión Española vuelve a prestarse como altavoz de la homofobia del obispo Reig Pla

Televisión Española vuelve a prestarse como altavoz de la homofobia del obispo Reig Pla

Ha vuelto a suceder. Televisión Española se ha prestado de nuevo como altavoz del mensaje ultraconservador y abiertamente homófobo de Juan Antonio Reig Pla, obispo de Alcalá de Henares. Más descorazonador que las palabras de Reig Pla, que no suponen ninguna novedad, es que estas se hayan difundido a través de un organismo que bajo la batuta de Rosa María Mateo ha recuperado objetividad y rigor informativo respecto a la época en la el gobierno de Mariano Rajoy lo convirtió en un instrumento al servicio de sus intereses partidistas. No parece, por desgracia, que el cambio haya sido de suficiente calado.

En este caso las palabras de Reig Pla se produjeron durante la transmisión de la misa del domingo, 30 de diciembre, por La 2 de Televisión Española. La misa tuvo lugar en la parroquia de la Purificación de Nuestra Señora de San Fernando de Henares, perteneciente a la diócesis de Alcalá, y contó con la participación del obispo. Durante la homilía, este volvió a hacer una defensa cerrada del modelo de familia tradicional restando valor a otros modelos de familia. «La familia, como comunidad amplia de personas, tiene su origen en el matrimonio entre un varón y una mujer», afirmó. Seguidamente volvió a cargar contra las leyes de matrimonio igualitario. «El matrimonio entre esposo y esposa es una institución pública anterior al Estado y merece el favor del derecho y la tutela de las leyes», aseguró.

Pla fue más allá, al menospreciar las relaciones entre personas del mismo sexo y reducirlas a la suma de «dos individualidades». «Dos individuos no diferenciados sexualmente suman sus dos individualidades según sus deseos. Sin embargo, en la diferencia sexual hay una realidad indisponible, que va más allá de los deseos individuales. Se trata de la complementariedad sexual que da origen a la socialidad como riqueza de patrimonio de la humanidad y de la procreación, que da origen a la sociedad y la enriquece con el don de los hijos», afirmó.

La homilía dio para mucho más, al margen de lo estrictamente anti-LGTB. Reig Pla también atacó a la «cultura de la muerte» que según él suponen las políticas progresistas, así como al multiculturalismo. Lo recoge, por ejemplo, la web Vertele. O si tienes estómago suficiente puedes verla entera, ya que Televisión Española la ha colgado en su web.

Ya sucedió en 2012, y aquella misa también sigue colgada en la web de TVE

Lamentablemente, no se trata de la primera vez. Televisión Española sigue manteniendo online (enlace) la misa en la que Reig Pla descargó el Viernes Santo de 2012 su más profunda homofobia al dirigirse a los que «piensan ya desde niños tiene atracción por las personas de su mismo sexo» llevados, según él, por «tantas ideologías que acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana». »Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubes de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno», proclamó. El obispo de Alcalá también señaló entonces que «algunos» de esos niños supuestamente atraídos por la homosexualidad han sido víctimas de abusos por «sus propias familias».

Juan Antonio Reig Pla es uno de los obispos españoles más abiertamente homófobos. El obispado de Alcalá, al frente del cual se encuentra, defiende incluso en su web que los homosexuales pueden dejar de serlo. Entre otros materiales, la página proporciona enlaces a una serie de «recursos», algunos de ellos en la línea de las peligrosas «terapias» reparadoras para la supuesta curación de la homosexualidad. Lo más terrible es que también se dirige a padres de menores de edad que manifiesten «dicha tendencia» o «tales comportamientos».

En definitiva, un personaje al que la televisión pública española ha dado voz gracias a que la Iglesia católica sigue retransmitiendo misas en domingos y fiestas religiosas pese al carácter no confesional del Estado español. Algo discutible, pero incluso admitiéndolo llama la atención que al menos no haga una selección de las parroquias desde las que retransmite o de los religiosos que intervienen. Reig Pla es un conocido difusor de ideas de odio contra el colectivo LGTB. Permitir que siga difundiendo su mensaje desde la televisión pública solo puede entenderse por maldad o por incompetencia. Sinceramente, no sabemos qué es peor.

 

Fuente: Dosmanzanas.com