Un docente jienense a sus alumnos: «La homosexualidad es una disfunción emocional que puede ser sanada»

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Según información confidencial a la que ha tenido acceso el Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia, un profesor del colegio privado AltoCastillo de Jaén vertió afirmaciones de odio contra el colectivo LGTB+ y el feminismo durante sus clases.

El individuo, responsable de impartir la asignatura de religión en el citado centro bilingüe, aprovechó sus horas de docencia con un grupo de en torno a 15 alumnos de 4º de ESO para repartir unos escritos sobre «el negocio de la ideología de género» y sobre cómo, supuestamente, el colectivo LGTB+ ha impuesto su visión en el mundo educativo. Los estudiantes, tras leer los documentos entregados en clase por el profesor, debían realizar un trabajo desgranando las ideas principales.

En estos escritos, a los que ha podido acceder el Observatorio, el profesor mezcla y usa de forma equivocada conceptos como el género, la orientación sexual o la identidad, y arremete contra el colectivo LGTB+ en términos tan duros como los siguientes:

«La perspectiva de género dice que existen 5 sexos: gays, lesbianas, homosexuales, heterosexuales, transexuales (…) incluso lo que antes se conocía como esquizofrenia, locura, hoy todo es normal para esta ideología de género».

«[las armas de la ideología de género] son el engaño, con técnicas como son la ocultación de datos, falsas alarmas sociales, manipulación sentimental y del lenguaje y la imposición totalitaria de sus planteamientos, mediante leyes con las que se obtienen neoderechos (…) persecución legal y punible del disidente, y el acceso a los menores desde los centros educativos para ideologizarlos al margen de los padres».

«Es preferible que nuestros hijos dejen de tener el iphone de moda, el pantalón de moda, las cosas de moda, pero que estén en su casa siendo cuidados y atendidos por una familia conformada por mamá, papá e hijos».

«Una agenda perfectamente conocida y coordinada»

El profesor también utiliza los documentos repartidos en clase para compartir con sus alumnos adolescentes cómo, según él, el colectivo LGTB+ ha logrado imponer sus ideas siguiendo un plan milimétricamente orquestado a nivel mundial:

«El lanzamiento de esta ideología se preparó asaltando los organismos internacionales para lograr todo tipo de recomendaciones sin valor legal (…) que no obligan a nada, pero que son aprovechados para presentarlos como una imposición de Europa o de la ONU».

«Lo primero fue decirnos que estábamos a punto de convertirnos en genocidas contra estos grupos. Que éramos una sociedad tan perversa que necesitábamos blindar a los grupos LGTBI (…) Esto no es verdad, ya que en todas las épocas ha habido personas con atracción hacia personas del mismo sexo, considerado como una disfunción emocional, que puede ser acompañada y sanada».

Como se puede apreciar, en esta última afirmación el docente define la homosexualidad como una enfermedad que se puede curar, lo que justifica de forma directa la existencia de las terapias de reconversión. En la actualidad, la ejecución o promoción de este tipo de prácticas son constitutivas de delito en Andalucía, en virtud del artículo 6.2 de la Ley 8/2017 para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI:

No se usarán terapias aversivas o cualquier otro procedimiento que suponga un intento de conversión, anulación o supresión de la orientación sexual o de la identidad de género autopercibida.

«Por mucho que nos digan que esto es normal, no es normal».

Entre los colectivos a los que más duramente ataca el docente en sus escritos repartidos en clase, se encuentra el de las personas trans. Aparte de la transfobia que desprenden sus palabras, de nuevo se puede apreciar cierta confusión en el uso de los conceptos más elementales:

«Estos grupos han venido siendo financiados a nivel internacional por las industrias farmacéuticas, por empresas de cambios de sexos (…) una operación de cambio de sexo te puede estar costando 20.000 dólares y tienes que utilizar sus productos químicos y sus hormonas para toda la vida, porque como están yendo contra natura, en cuanto dejas de usar estas hormonas, automáticamente retomas tu sexo natural».

«El negocio es redondo, porque te doy hormonas para toda tu vida y a cambio te ofrezco tu cambio de sexo, te ofrezco ponerte, quitarte, acomodarte… bigotitos, cejitas, implantes, rellenos… es un negocio que no para nunca».

«Si un hijo nos dice un día que ya no es persona, sino que es perro y queremos llevarlo al psicólogo, nos podrá llevar a juicio porque estamos atentando contra su identidad de género».

Para legitimar sus palabras, el profesor no duda en utilizar ejemplos de otros países sin ningún tipo de fuente o referencia:

«En Inglaterra una entrenadora de delfines se casó con su delfín amparada en la perspectiva de género, porque ella se puede considerar género animal, género transespecie».

«Un hombre de 56 años legalmente casado y con 6 hijos, amparado en una ley de género, actualmente se ha declarado una niña de 4 años, es decir un transedad y un transgénero».

Los hechos detallados en esta nota, que fueron denunciados por varias personas ante el Observatorio en abril de este mismo año, podrían ser constitutivos de un delito de odio contra el colectivo LGTB+.

Suscríbete

Y no te pierdas nada

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp