LGTBI+ y la Navidad

LGTBI+ y la navidad. ¿Es la Navidad tan sencilla para las personas del colectivo como lo puede ser para quienes no son LGTBIQA+? ¿Ante qué tipo de dificultades podemos vernos expuestes? ¿Hay algo que podamos hacer contra ello?

LGTBI+ y la Navidad

La Navidad es esa época en la que nos esforzamos al máximo buscando los regalos ideales, intentando que la familia se reúna y podamos vivir ambientes de felicidad compartida. Se supone que estas fechas deberían significar un tiempo de seguridad, comodidad y confort rodeados de las personas que más nos valoran y que más valoramos. 

Pero… ¿Significa eso para las personas LGTBIQA+, también?

Definitivamente no.

Los retos de las personas LGTBI+ en Navidad

Existen muchas dificultades que las personas LGTBI+ tienen que enfrentar en Navidad. A continuación, enumeraremos algunas de ellas y, más tarde, veremos el tipo de consecuencia que pueden llegar a tener.

Entre los retos a los que las personas del colectivo tienen que enfrentarse encontramos:

  1. Esconder tu identidad y/o tu orientación. El hecho de reunir a la familia extensa hace que, en muchas ocasiones, nos veamos en un mismo salón con personas con las que hemos salido del armario y otras con las que no. En el peor de los casos, con un montón de personas que no conocen, en absoluto, quiénes somos. La incertidumbre, la sensación de no sentir seguridad y la ansiedad de tener que esforzarte por ser quien no eres, es abrumador.
  2. No poder traer a tu(s) pareja(s). No es ninguna novedad: en la sociedad española siguen existiendo personas que tienen conductas e ideologías muy LGTBIfóbicas. Por eso, podemos encontrarnos con que cada año nos vemos obligades a no poder llevar a nuestra pareja y vernos solos, con tal de evitar agresiones (verbales, psicológicas e incluso físicas) de tal índole. No hablemos, además, de quienes mantienen relaciones poliamorosas, pues se sigue viendo como algo incomprensible.
  3. Negar nuestra realidad. Algo muy habitual en estas fechas para las personas trans, es que se niegue constantemente nuestra identidad. Aún habiendo salido del armario y haber pedido que se nos reconozca bajo determinados pronombres. Hay familiares que no se enteran, y otros que no quieren comprenderlo. La transfobia es muy difícil de manejar en estas fechas, dada su constancia.
  4. Aguantar comentarios agresivos hacia las personas del colectivo. Por desgracia, parece tradición: no hay una festividad en la que falte el comentario retrógrado de la noche. No importa si es por el uso de «maricón» como insulto, si es la oposición total a las leyes que intentan ayudarnos o el apoyo total a las ideologías que van en nuestra contra. Siempre aparecen.
Quizás quieras saber...

Salir del armario, ¿Cómo podemos hacerlo?

Las consecuencias de estos retos: Dificultades que enfrentan las personas LGTBI+ en Navidad

Teniendo en cuenta que estas fechas significan, en muchísimos casos, grandes retos que enfrentar, podemos anticipar que las consecuencias también van a ser duras.

Efectivamente, la Navidad puede ser agotadora para las personas LGTBIQA+. Entre las consecuencias de la anterior numeración, podemos encontrar que las personas del colectivo pueden sufrir:

  • Tendencia al aislamiento. 
  • Depresión.
  • Problemas de ansiedad.
  • Aumento disparado de la LGTBIQAfobia interiorizada.
  • Problemas de pareja, dada la necesidad de separarse y no reconocerse.
  • Autocensura.
  • Ideación suicida.

Recordemos la importancia que tiene cuidarnos en estas fechas. Es absolutamente imprescindible que desarrollemos estrategias para poder colocar límites frente a las situaciones tan difíciles que conlleva la Navidad en personas del colectivo LGTBI+. 

Es muy importante que recordemos que la educación de nuestra familia no depende, en ningún grado, de nosotres mismes. Son ellos quienes deben responsabilizarse de ello. Y, sin ninguna duda: El problema no lo tienes tú por ser LGTBIQA+, el problema lo tienen ellos por no ser capaces de ver más allá de la propia realidad.

Compártelo

Descárgate nuestra app

Suscríbete

Y no te pierdas nada